Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pisos vacíos, okupas y urbanizaciones fantasmas, en '21 días'

Promociones sin terminar, casas que nadie quiere comprar o propietarios obligados a vivir en unas condiciones que poco tienen que ver con lo prometido: son las cicatrices de la burbuja inmobiliaria. Adela Úcar conoce a personas afectadas y nos muestra "cómo es la vida en medio de la nada".

Se calcula que en la última década se han construido cuatro millones y medio de viviendas en España. 21 días explora las consecuencias de la fiebre constructora que ha llenado de ladrillo nuestro país.
Vigilante de viviendas vacías
Miguel, Maribel y su hija Verónica de 16 años viven aislados en un complejo de lujo de un millón de metros cuadrados. Miguel está contratado por una promotora que mantiene paralizadas las obras de una urbanización con casas inacabadas y un campo de golf abandonado "estamos aquí desde hace cinco años. Vivimos solos", cuenta.
Okupas en familia
La crisis ha llevado a vivir en la calle o en una vivienda indigna a unos tres millones de españoles, la misma cantidad de casas que se calcula que hay vacías en nuestro país. Merche y su familia no dudaron en okupar uno de los chalets abandonados en una urbanización a 30 kilómetros de Madrid.
Arruinados por invertir en una vivienda
Antonio cierra definitivamente su casa después de haber invertido, tiempo, dinero e ilusión. Las historias de ruina que ha traído la urbanización de 1.000 viviendas donde adquirió la suya son escalofriantes. Hoy viven allí únicamente seis familias. "Nos vendieron las casas hace cinco años" nos cuenta Antonio "no tenemos ni servicios básicos, como luz en las calles, o limpieza, o recogida de basuras", en una casa por la que "yo pagué 190.000€ + IVA".