El himno de EEUU, la unidad de España, Salva Ballesta y "la misma mierda", por Marta Flich