Sin palabras: Carlos es uno más la manada de lobos... ¡Les da de comer en la mano!