¿Y si se pudiera conseguir un material bioconstructor a partir de la concha de un mejillón?