Probamos el agua más pura: un trozo de hielo de cientos de años en el Glaciar Pía