Así es un cementerio maya situado bajo el agua: calaveras de más de 1.500 años