Una cárcel, que costó 117 millones de euros, totalmente vacía y cerrada en Málaga