El tremendo paradón de Donnarumma que evitó la ocasión más clara de Portugal