San Bernardino acusa a su nueva víctima de “viciosa” y “perroflauta”