Cristiano le regala su camiseta a una niña a la que había dado un pelotazo