El pique entre Cristóbal Soria y José Luis Gil acaba en una invitación a Tiki Taka