Mourinho no aceptó preguntas de los periodistas y rajó contra los árbitros