Cristina podrá jugar si termina su comida