Romina se desespera: Giovanni no quiere hacer los deberes y Sandro no quiere merendar