Con un berrinche Érik consigue que su abuelo le deje ver los dibujos