Ángel Garó, la sonrisa del pasado