A Paulina no le gusta ni el mundo de la noche ni que los hombres tomen una copa