Chernóbil, vivir desafiando a la radiactividad