Paramédicos, los primeros en llegar a la escena de un crimen