Las risas de Márquez y Calleja en el refugio