Un beso… ¿para un cobarde?