Jota y Freire consiguen los últimos pasaportes