Huida a la desesperada: un cangrejo se corta su propia pinza para evitar ser cocinado