La transexual lucense asegura estar indignada con la sentencia del Tribunal Europeo Derechos Humanos