El héroe que frenó el ciberataque: pagó 10 dólares por un dominio que paró el hackeo