La mitad de los internautas admite acceder a contenidos de forma ilegal