Una Apple Store de San Francisco permite cambiar el iPad 3 por el de cuarta generación