Las dietas yoyó podrían ser menos perjudiciales de lo que parecen