La sal mató a 2,3 millones de personas en 2010