Un inventor chino fabrica a mano un minicoche con 250 dólares y mucho ingenio