El campo magnético de la Tierra se debilita 10 veces más rápido de lo que se pensaba