Sony y Microsoft tendrán más competencia en el sector de las videoconsolas