Un 28% de la población sufre al menos una enfermedad crónica