El cerebro humano puede almacenar todo el contenido de Internet