La violencia machista se cuela por los agujeros de la sociedad