Solo dos de las cuatro mujeres asesinadas en dos días habían denunciado