San Mamés, testigo directo de la lacra de la violencia en el deporte