Las víctimas del violador de la Verneda, con miedo ante su inminente salida