La ultraderecha alemana pone el grito en el cielo por una chocolatina