El turismo en solitario llega para quedarse