Los sindicatos madrileños proponen a Sanidad un ahorro alternativo de 510 millones