Inma refugiada en su coche a causa de la sensibilidad química a la pintura de su edificio