La nueva técnica de los secuestradores para raptar víctimas