Así es una rueda de reconocimiento real en un juzgado