Los rocieros cruzan el vado del río Quema en su peregrinaje hacia El Rocío