El rescate de una ballena encallada en Argentina: 28 agónicas horas