Un bebé sobrevive milagrosamente tras ser arrojado a un contenedor subterráneo