“El rechazo de la población ha sido brutal”