Un ratón campa entre los productos de una máquina expendedora en Barcelona