Los empresarios no ven con buenos ojos el puente